Iglesias, bares y salas de belleza con “final feliz” podrían ser focos de brote de COVID-19

Buxos majes.

julio 10, 2020 en Corrupción

Después de meses de encierro en el que los brotes de coronavirus a menudo se concentraban en asilos de ancianos, prisiones y plantas de la industria, Estados Unidos está entrando en una nueva fase incierta de la pandemia. 

Y es que las nuevas concentraciones de COVID-19 se han encontrado en una iglesia pentecostal en Oregon, un club de estriptis en Wisconsin, y en todos los lugares imaginables.

En Baton Rouge, Luisiana, al menos cien personas dieron positivo a la prueba del virus tras visitar bares en el distrito de vida nocturna Tigerland, popular entre los estudiantes de la Universidad Estatal de Luisiana, según medios internacionales.

En un campamento cristiano de verano cerca de Colorado Springs, al menos 11 empleados se enfermaron justo antes de la apertura de la temporada, por lo que el campamento canceló las estancias nocturnas por primera vez en 63 años.



Comparte