Fin de los tiempos

No sonó la trompeta de Andy, más bien el clarinete, pero hay tambores de guerra, batallas a la vista, y diferentes señales del final de los tiempos: los tiempos en los que ya no existirá tolerancia, armonía con la naturaleza, ni el agua suficiente para apagar incendios.

El año 2020 ha iniciado y le ha dado continuidad a imágenes reveladoras en redes sociales: en Europa pudimos ver al Papa Francisco ejerciendo de Papá sobre una mujer asiática, que entre la multitud, le cogió la mano por la fuerza y recibió como bendición “unas palmaditas papales” en reprimenda.

Queda por descubrir si esta mujer, al igual que la que tocó el manto de Jesús para curar un flujo de sangre en la historia de la biblia, buscaba un milagro igual.

En Oceanía, Australia para ser exactos, la naturaleza llora a sus muertos mientras los animales y la fauna se consumen en un lago amarillo. Hasta hoy se hablaba de la muerte de más 500 millones de animales y una veintena de humanos.

Norte América toca al Medio Oriente. Estados Unidos continúa sus bombardeos en Irak y la situación se vuelve más tensa, incluso ya hay quienes perfilan una tercera guerra mundial fraguándose en el horizonte.

La tolerancia se ha terminado y El Salvador no es la excepción. Aquí hay “guerra” en redes sociales, y la opinión pública está dividida, por el caso de un humilde muchacho llamado Andy, que por circunstancias reales o inventadas, no lo dejaron sonar su clarinete en un famoso desfile “gringo”. Así estamos de jodidos.

Tan sensibles nos hemos vueltos, y hay tanto combustible volátil en el ambiente que me disculpo de ante mano si estas líneas hieren susceptibilidades.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *