Todos, sin excepción nos lo han dicho