Comprobado científicamente: oler la comida engorda

Ahora todo tiene sentido.

julio 06, 2017 en Curiosidades

Lo cierto es que este hallazgo sugiere que el olor de lo que comemos tiene un papel importante en cómo se manejan las calorías del cuerpo. 


Unos experimentos de la Universidad de California en Berkeley, demostraron que los ratones que carecen de sentido del olfato pierden peso.

Los resultados llevan a que existe una conexión entre el sistema olfativo y las regiones del cerebro que regula el metabolismo, en particular el hipotálamo, aunque cómo son y funcionan esos circuitos no se conoce todavía.


Las personas que pierden el sentido del olfato por la edad, lesiones o enfermedades como el Parkinson a menudo se tornan anoréxicos, pero no se sabe la razón dado que la pérdida del placer de comer también conduce a la depresión, que a la vez lleva a la pérdida del apetito.

El estudio, publicado en el journal Cell Metabolism, implica que la pérdida del olfato tiene en sí un papel y sugiere posibles intervenciones para aquellos que han perdido ese sentido así como para quienes tienen dificultad para bajar peso.


Riera indicó que ratones y humanos son más sensibles a oler cuando están hambrientos que cuando han comido, así que quizás la falta del olfato burle al cuerpo pensando que ya ha comido. Mientras se busca la comida, el cuerpo almacena calorías para el caso de que no haya éxito. Una vez el alimento se ha asegurado, el cuerpo se siente libre para quemarlas.






Comparte

Lo más leído


Washington Post coloca a las pupusas en el top de las comidas más deliciosas en EE.UU.


Filtran fotos “íntimas” de presentadora del clima


WhatsApp se retracta y volverá a los antiguos estados


Lo último


Un avión tiene que aterrizar de emergencia porque un pasajero no para de tirarse pedos


Actríz de películas para adultos apoya a Jackeline Rivera


La nueva tendencia en Instagram: Yoga al desnudo